person_outline



search

Soledad

Cada sonido me hace regresar a tu recuerdo, a tu figura sinuosa

Fuiste siendo mi amiga, de a poco, cautivándome como la rosa (aun llena de espinos) a la abeja

Buscándome y provocándome pensamientos incoherentes

Tu delicada y fina figura siempre desterrándome al destierro del exilio de mis celos profundos y necios

Yo sabiendo que vos sos de esas que no tienen dueño, no tienen morada, no tienen pisada pero que a cada estadía tuya, dejas profundos destrozos de devastación y dolor.

Sos como el gato – en tu caso, la gata – que pisa suavemente mis sentimientos, ocultados siempre por mi timidez pálida

 

Hacés perder mi cordura y disparas mi corazón oxidado por los recuerdos y anhelos  improbables; me conviertes en un instante a un crio de pocos años y me lanzas a la vejez de la realidad sin asco ni temor.

Y voy caminando por las calles que no son tuyas, buscándote en lugares que sé que jamás estarás, o en otros cuerpos estudiando en la mediocridad tu misma mirada felina y provocadora, humillándote en mi desesperación de verte otra vez

Pero no estás, no estarás y no lo sabrás, pero aun guardo conmigo – retumbando frecuentemente en mi cabeza – todos tus tangos.

 

Me tuviste todos estos meses callado, observándote a cada paso, cada sonrisa, cada movimiento que el viento hacia al tocar tus negros cabellos, cada mirada con tus ojos pequeñitos y chinitos…

Yo varón, tú nunca mi mujer. Cambias mi paradigma con la misma facilidad con la que cambias de sostén.

Vos el agua yo la roca que se derrumba y hunde ante tu delicadeza y tu esplendor, desde el primer momento en que te vi, supe que pertenecía a ti.

 

Aun guardo rastros y recuerdos ínfimos de tu sonrisa sin pudor, coqueta y abusada.

Guardo tus palabras, tus gestos y tus miradas… tú que nunca fuiste ni serás mía, solo retengo de ti, recuerdos fugaces y efímeros a los cuales, me rehúso claudicarlos de mi alma

Quizás jamás lo sepas, que este pecho machucado por los años y otras mujeres, te guarda cariño… quizás ni te importe saberlo o quizás tú lo sepas pero te importará un bledo saber de mí.

Tú siempre tan bonita y tan amable… siempre perversa y encantadoramente cruel… siempre única, siempre tú: mi Soledad.

Pin It
Atualizado em: Sex 11 Mar 2011

Comentários  

#1 undostres 17-08-2011 23:57
Felicitaciones , me gusto mucho

Deixe seu comentário
É preciso estar "logado".

Curtir no Facebook

Autores.com.br
Curitiba - PR

webmaster@number1.com.br

whatsapp  WhatsApp  (41) 99115-5222